Productos >Diabetes

Trimpol

Metoclopramida 10 mg

Comprimidos x 20

Comprar >>
Descargar prospecto >>

Cada comprimido contiene:
Metoclopramida (Clorhidrato Monohidrato): 10 mg.
Almidón de Maíz: 32,2 mg.
Lactosa: 127 mg.
Polivinilpirrolidona: 5,4 mg.
Talco: 1,8 mg.
Estearato de Magnesio: 1,8 mg

Antiemético, antinauseoso, propulsivo.

La Metoclopramida estimula la motilidad del tracto gastrointestinal superior sin estimulación de la secreción gástrica, vesícula biliar, o pancreática. El mecanismo de acción no está totalmente esclarecido. Esta droga parece sensibilizar a los tejidos a la acción de la Acetilcolina. El efecto de la Metoclopramida sobre la motilidad no es dependiente de inervación vagal, pero puede ser abolida por drogas anticolinérgicas. La Metoclopramida aumenta el tono y amplitud de las contracciones gástricas (especialmente antrales), relajación del esfínter pilórico y del bulbo duodenal, e incrementa el peristaltismo duodenal y yeyunal provocando vaciado gástrico y tránsito intestinal más acelerado. Esto tiene muy poco efecto sobre la motilidad del colon o vesícula biliar. En los pacientes con reflujo gastroesofágico y baja presión a nivel del esfínter esofágico inferior (EEI), una dosis oral de Metoclopramida produce aumento del tono del EEI. El efecto comienza aproximadamente a los 5 mg y se incrementa hasta los 20 mg (la mayor dosis probada). El incremento del tono del EEI para la dosis de 5 mg es de 45 minutos y para 20 mg es de aproximadamente 2 a 3 hs. El aumento del vaciado gástrico se observó con dosis únicas de 10 mg. Las propiedades antieméticas de la Metoclopramida parecen ser el resultado del antagonismo a nivel central y periférico de los receptores de Dopamina. La Dopamina produce náuseas y vómitos por estimulación de la zona gatillo de los quimiorreceptores medulares (ZQM), la Metoclopramida bloquea la estimulación de los ZQM por agentes simil l-dopa o Apomorfina, los cuales son conocidos por incrementar los niveles de Dopamina o por poseer efectos dopaminérgicos simil. Como las Fenotiazinas y drogas relacionadas, las cuales son también antagonistas dopaminérgicos, Metoclopramida produce sedación y puede desencadenar reacciones extrapiramidales (principalmente administrado a altas dosis y durante un período mayor a las 12 semanas), aunque la presentación de las mismas es comparativamente rara. La Metoclopramida inhibe los efectos centrales y periféricos de la Apomorfina, induce la liberación de prolactina y causa un aumento transitorio de los niveles circulantes de aldosterona, los cuales pueden estar asociados a retención hídrica. El inicio de la acción farmacológica de la Metoclopramida es de 1 a 3 minutos luego de una dosis intravenosa, 10 a 15 minutos en la administración intramuscular, y 30 a 60 minutos luego de una dosis oral; el efecto farmacológico persiste por 1 a 2 hs.

La Metoclopramida es rápidamente y bien absorbida. En relación a la dosis de 20 mg intravenosa,  la biodisponibilidad oral absoluta de la Metoclopramida es de 80 % +/- 15,5 %. El pico de
concentración plasmática ocurre aproximadamente 1 – 2 hs después de una dosis oral única. Luego de una dosis única en un estudio con 12 sujetos el área bajo la curva concentración-tiempo se incrementó linealmente con dosis de 20 a 100 mg. El pico de concentración aumenta linealmente con la dosis; el tiempo hasta alcanzar el pico permanece igual; el clearance no
cambia; y la tasa de eliminación no se modifica. El promedio de eliminación vida media en personas con función renal normal es de 5 – 6 hs. El proceso de absorción y eliminación es lineal.
Aproximadamente el 85 % de la radioactividad de una dosis oral única aparece en orina dentro de las 72 hs. Del 85 % eliminado en orina, cerca de la mitad de la Metoclopramida está en forma libre o conjugada. Esta droga está escasamente ligada a proteínas (aprox. 30 %). El volumen de distribución es elevado (aprox. 3,5 l/ kg) lo que sugiere una distribución extensa en los tejidos. El deterioro de la función renal afecta el clearance de la Metoclopramida. En un estudio con pacientes con diferentes grados de deterioro de la función renal, la reducción en el clearance de creatinina se correlacionó con la reducción del clearance plasmático, el clearence renal, el clearance no-renal, y el aumento de la vida media de la droga. La eliminación de la Metoclopramida se mantiene lineal en los pacientes con deterioro de la función renal. La reducción en el clearance en estos pacientes sugiere que la dosis debe ajustarse hacia abajo, evitando la acumulación de droga.

DOSIS HABITUALES

Adultos. Comprimidos: Cada comprimido contiene 10 mg de Metoclopramida. 1/2 a 1 comprimido 3 veces por día antes de las comidas.
Gotas al 0,5 %: Cada 100 ml contienen 0,5 g. 20 – 40 gotas 3 veces por día antes de las comidas.
Inyectables: Cada ampolla contiene 10 mg. Durante el episodio agudo 1 ampolla I.M. o I.V., que puede ser repetida según el caso clínico.

Niños. En general la dosis diaria total no debería exceder 0,5 mg/ kg.
Gotas al 0,2 %: Cada 100 ml contiene 0,2 g. Cada gota contiene 0,1 mg; administrar 0,5 mg/ kg diarios repartidos durante el día. Dosis mínima: 0,1 mg/ kg/ dosis.
Inyectables: Cada ampolla contiene 10 mg. Durante el episodio agudo 1/4 o 1/2 ampolla I.M. o I.V., que puede ser repetida según el caso clínico.

Lactantes. Utilizar sólo Gotas al 0,2 %. 1 gota contiene 0,1 mg; 0,5 mg/ kg por día repartidos durante el día.

Reflujo gastroesofágico sintomático. De acuerdo a la intensidad de los síntomas y a la respuesta clínica, administrar 10 – 15 mg hasta 4 veces por día, 30 minutos antes de las comidas, y al
acostarse durante 4 – 12 semanas.
Si los síntomas sólo ocurren intermitentemente o en determinados momentos del día, es más aconsejable la utilización de dosis únicas de 20 mg previas al episodio, que la del tratamiento
continuado. La experiencia en el tratamiento de erosiones y ulceraciones esofágicas es limitada, pero en base a los datos obtenidos se recomienda en estos casos el empleo de dosis de 15 mg
cuatro veces por día, durante el lapso en que sean toleradas. Dada la escasa correlación entre los síntomas y el aspecto esofágico endoscópico, se aconseja el seguimiento de las lesiones por
endoscopía. Los tratamientos superiores a 12 semanas no han sido evaluados, y por lo tanto no pueden ser recomendados.

Gastroparesia diabética (estasis gástrico diabético). Administrar 10 mg de Metoclopramida, 30 minutos antes de cada comida y al acostarse, durante 2 – 8 semanas, de acuerdo con la respuesta. La vía de administración inicial depende de la gravedad de los síntomas. Si sólo están presentes las manifestaciones más tempranas de la enfermedad, comenzar con el tratamiento oral. Si los síntomas son más graves, utilizar inyectable (I.M. o I.V.). La dosis I.V. debe administrarse lentamente, durante un período de 1 – 2 minutos. Puede ser necesaria la administración de Metoclopramida Inyectable por hasta 10 días antes de que disminuyan los síntomas, momento en el cual puede instituirse el tratamiento oral. Las manifestaciones usuales del retardo del vaciamiento gástrico (por ej: náuseas, vómitos, pirosis, plenitud postprandial y anorexia) responden a Metoclopramida HLB en intervalos variables de tiempo. Tempranamente se observa un significativo alivio de las náuseas, y la mejoría continúa durante un período de tres semanas. El alivio de los vómitos y de la anorexia puede preceder en una semana o más al alivio de la plenitudpostprandial. Dado que el estasis gástrico diabético frecuentemente es recurrente, el tratamiento debe reinstituirse en cuanto aparezcan las primeras manifestaciones.

Prevención de las náuseas y vómitos asociados con el tratamiento citotóxico. Para administrar dosis superiores a 10 mg, Metoclopramida Inyectable debe diluirse en 50 ml de una solución parenteral, preferentemente Solución Salina Normal. La misma, una vez combinada con Metoclopramida HLB, puede almacenarse en la heladera por hasta 4 semanas. Diluido en solución salina, en Dextrosa al 5 %, en 0,45 % de Cloruro de Sodio, en Solución Ringer o en Ringer Lactato, Metoclopramida HLB puede conservarse durante un período de 48 horas luego de preparado sin necesidad de enfriar, si se lo protege adecuadamente de la luz. En condiciones de luz normal, todas las diluciones pueden almacenarse sin protegerse de la luz, por un período de hasta 24 horas luego de la preparación. La infusión intravenosa debe administrarse lentamente en no menos de 15 minutos/ media hora antes del inicio de la quimioterapia, y repetirse cada dos horas por dos dosis y cada tres horas por tres dosis. Si se utilizan drogas altamente emetizantes, tales como Cisplatino o Dacarbacina, solas o en combinación, las dos primeras dosis serán de 2 mg/ kg. Para regímenes menos emetizantes dosis de 1 mg/ kg pueden ser adecuadas. Si ocurren síntomas extrapiramidales, los mismos habitualmente disminuirán con la administración de 50 mg de clorhidrato de difenhidramina por vía I.M.

Intubación del intestino delgado. Si el tubo no atraviesa el píloro con las maniobras
convencionales en 10 minutos puede administrarse una dosis I.V. lenta (1 a 2 minutos) de Metoclopramida (sin diluir). La dosis única recomendada es de: Adultos: 10 mg; niños (6 – 14
años): 2,5 a 5 mg; niños (< de 6 años): 0,1 mg/ kg.

Exámenes radiológicos. En pacientes en los que el retardo del vaciamiento gástrico interfiere con el examen radiológico del estómago y/o intestino delgado, puede administrarse una dosis única I.V. de Metoclopramida, en forma similar a la mencionada en intubación.

Pacientes con insuficiencia hepática o renal. Dado que la Metoclopramida y sus metabolitos se excretan principalmente por vía renal, en los pacientes con clearance de creatinina menor de 40 ml/ min., iniciar el tratamiento con la mitad de la dosis recomendada. De acuerdo a la eficacia clínica y a la seguridad, la dosis puede aumentarse o disminuirse según corresponda. El
“clearance” (aclaramiento) hepático de Metoclopramida es dependiente del flujo plasmático hepático más que de la capacidad metabólica del hígado. La seguridad de su uso ha sido descripta en pacientes con cáncer avanzado de hígado y función renal normal. Las drogas parenterales deben inspeccionarse visualmente antes de la administración, siempre que la solución y el envase lo permitan.

No debe ser utilizado cuando la estimulación de la motilidad gastrointestinal resulte peligrosa, como en el caso de hemorragia gastrointestinal, obstrucción mecánica o perforación digestiva.
Este producto está contraindicado en gastritis erosiva, suboclusión intestinal, en las personas con antecedentes de convulsiones, disquinesias tardías provocadas por neurolépticos, pacientes
epilépticos o en tratamiento con drogas que produzcan reacciones extrapiramidales ya que puede aumentar la frecuencia e intensidad de las crisis, pacientes con feocromocitoma para evitar posibles crisis hipertensivas, pacientes con hipersensibilidad conocida a la droga

SI EL CONTENIDO NO ESTÁ LÍMPIDO, DEBE SER DESECHADO.
ESTE PRODUCTO DEBE SER USADO ÚNICAMENTE BAJO SUPERVISIÓN MÉDICA.
Pacientes hipertensos. En pacientes hipertensos debe controlarse la presión arterial durante la administración intravenosa de Metoclopramida.
Somnolencia. Este medicamento puede provocar somnolencia. No es aconsejable la ingesta simultánea de bebidas alcohólicas. Debe tenerse cuidado en la conducción de vehículos o el
manejo de máquinas.
Depresión mental. La depresión mental ha ocurrido en pacientes con o sin historia previa de depresión. Los síntomas pueden ser leves a severos y pueden incluir ideas suicidas o suicidios.
Sólo debe administrarse Metoclopramida a pacientes con antecedentes de depresión en el caso que los beneficios esperados superen a los riesgos potenciales.
Reacciones extrapiramidales. Manifestadas principalmente por reacciones distónicas agudas, que ocurren en el 0,2 % de los pacientes tratados con 30 a 40 mg de Metoclopramida por día. En general ocurren en las primeras 24 – 48 horas de recibido el tratamiento con Metoclopramida, ocurren en forma más frecuente en pacientes pediátricos y adultos jóvenes, y son más frecuentes aún en pacientes que reciben altas dosis de Metoclopramida para la prevención de las náuseas y vómitos asociados con el tratamiento citotóxico. Los síntomas incluyen movimientos involuntarios de los labios, tortícolis, crisis oculógiras, muecas faciales, protrusión rítmica de la lengua, habla tipo bulbar, trismus, opistótonos (reacciones tipo tétano) y más raramente estridor y disnea, posiblemente debido a laringoespasmo. Comúnmente estos síntomas revierten con Hidrocloro de Difenhidramina 50 mg (Hidrocloro de Difenhidramina) inyectado en forma intramuscular.
Parkinsonismo. Los síntomas de parkinsonismo han ocurrido más comúnmente en los primeros 6 meses de iniciado el tratamiento con Metoclopramida, pero ocasionalmente pueden presentarse más tardíamente. Estos síntomas suelen desaparecer a los 23 meses de discontinuada la medicación. Metoclopramida debe darse con mucha precaución a aquellos pacientes con antecedentes de enfermedad de Parkinson ya que estos pacientes pueden exacerbar los síntomas parkinsonianos con la administración de la droga. Disquinesia tardía. Este síndrome caracterizado por movimientos disquinéticos, involuntarios y potencialmente irreversibles puede desarrollarse en pacientes en tratamiento con Metoclopramida.
A pesar de que la prevalencia del síndrome parece ser mayor en personas añosas, especialmente en mujeres, es imposible predecir qué pacientes son más propensos a desarrollar el mismo. El riesgo de desarrollar este síndrome, así como la posibilidad de que el mismo sea irreversible parece depender de la duración del tratamiento y de la dosis total acumulada. En forma menos frecuente, el síndrome puede desarrollarse luego de un período corto de tratamiento a bajas dosis. En este último caso, los síntomas son en general reversibles. No hay tratamiento establecido para estos casos descriptos. Sin embargo, el síndrome puede remitir en forma parcial o completa luego de semanas o meses de suspendido el tratamiento con Metoclopramida. Se debe tener en cuenta que la Metoclopramida puede por sí misma suprimir (o suprimir parcialmente) los signos de la disquinesia tardía, enmascarando la enfermedad subyacente. El efecto de esta supresión sintomática en el curso de la enfermedad es desconocido. Es por esto que el uso de Metoclopramida para el control sintomático de la disquinesia tardía no es recomendado.

Nuevos productos

  • Ácido Ursodesoxicólico 300 mg

  • Ibuprofeno 400 mg - 600 mg

  • Paracetamol 500 mg